Ortodoncia

La ortodoncia es una especialidad dentro de la odontología que se dedica a la prevención, diagnostico y tratamiento de la mala posición dentaria.
Estas malposiciones se corrigen mediante la instalación de aparatos fijos o removibles,
metálicos o estéticos dependiendo del tipo de anomalía, con distintas técnicas se pueden situar las piezas dentarias en forma alineadas,  tanto en niños como en adultos.
El tiempo de duración del tratamiento dependerá de cada caso en particular, pero el tiempo promedio de rehabilitación suele ser 1 año y medio.


Tipos de ortodoncia

Ortodoncia Fija:
Es la más conocida hoy en día; quizá, porque es la más usada. El aparato usado en este caso está compuesto de alambres y brackets. Estos últimos pueden ser metálicos o de cerámica, también conocidos estos últimos como "brackets estéticos" al ser del mismo color que el diente. Estos aparatos fijos cuentan con una gran potencia para modificar la posición de las piezas dentales de forma individual. En ocasiones, es necesaria la extracción de algún diente para lograr los objetivos.

Ortopedia funcional:
Son aparatos de acrílico y arcos de acero, son removibles (se pueden sacar).  Su uso mínimo ha de ser toda la noche y de 6 a 8 horas al día; no obstante, cuanto más tiempo se lleven puestos, menos durará el tratamiento. Son de gran utilidad en niños y sirven para tratar problemas de los maxilares, estimular su crecimiento si esto es necesario. Corregir mordidas cruzadas a temprana edad y evitar así problemas mayores.

Ortodoncia Invisible:
Como se ha visto anteriormente, ésta técnica de estética dental consiste en el uso de una serie de alineadores transparentes que se corresponden con los diferentes movimientos que tienen que llevar a cabo los dientes del paciente para llegar a conseguir la sonrisa deseada. La cantidad de elineadores dependerá de la cantidad de movimiento que queramos realizar. Estos alineadores se cambian cada 3 semanas aproximadamente y el uso de los mismos es de 22 hs al día. Son muy estéticos y cómodos.


Ortodoncia Lingual

Esta técnica es totalmente invisible, pero en algunos pacientes puede resultar algo incómoda, ya que funciona de forma análoga a la ortodoncia fija tradicional pero los brackets se colocan en la parte posterior de los dientes. De este modo, conseguimos idénticos resultados que con la ortodoncia convencional sin que dicho tratamiento sea visible a los ojos del resto. Si hubiera que citar algún inconveniente sería que la adaptación a este tipo de aparatos suele durar una semana, así como las molestias que puede provocar a la hora de comer o hablar, o las pequeñas irritaciones que pueden surgir en la lengua durante el primer mes de tratamiento. 

Casos Indicados

Son muchas las personas que, por decisión propia, acuden a un especialista con el fin de someterse a una ortodoncia con fines estéticos. Pero existen casos en los que este tratamiento es necesario para contar con una buena salud bucal:

Maloclusión (ausencia de un encaje correcto entre los dientes superiores e inferiores) provocado por cualquier causa: falta de espacio, malos hábitos en la infancia (uso de chupete durante un largo período de tiempo, succión del dedo..), etc.

Erupción dentaria ectópica, esto es, la aparición de un diente en un lugar que no es el suyo natural. Este caso se da con frecuencia en los colmillos, que suelen crecer más arriba de los que les corresponde.

Falta de una o varias piezas dentales, lo que da lugar a que el resto de dientes tenga más espacio del necesario y, por tanto, se produzca una desalineación.

Personas con mayor número de dientes de lo habitual: en ocasiones, a las personas le crecen un número superior a los 32 dientes con los que cuenta la dentadura adulta. Ello provoca una alineación incorrecta que sería conveniente tratar.

Por el contrario, no es recomendable que se sometan a un tratamiento de ortodoncia las personas que se encuentren en determinadas situaciones:

Enfermedad periodontal (comúnmente conocida como piorrea): consiste en el ablandamiento de la encía, de manera que las bacterias entran por el espacio que queda entre la encía y el diente, llegando a provocar la pérdida de este último. Su primera etapa es la gingivitis, que puede combatirse con una buena higiene bucal.

En niños que presentan un problema exclusivo de malposición de dientes y éste no afecta a los huesos, se debe esperar a que mude todos los dientes de leche, ya que el inconveniente podría volver a reproducirse. Conviene aclarar en este punto el mito de que el tratamiento ortodóncico no es útil en personas adultas, ya que no existe una edad límite para someterse al mismo. La edad para la ortodoncia dependerá del tipo de problema que presenta el paciente.

 


Donde estamos